Tras la sombra de Pochettino hay un equipo bien configurado, con un once titular muy marcado y roles muy bien repartidos dentro del campo. Ahora bien, no siempre funciona todo de la mejor forma posible, y cuando al Tottenham le faltan ciertas piezas se suele ver resentido en lo colectivo. Esta temporada sin ir más lejos se ha podido ver con la figura de Mousa Dembélé. El belga, que ha evolucionado de tal forma hasta ser uno de los mediocentros del equipo, es el que da más sentido al juego de su conjunto. Y es que sin llegar a ser un centrocampista organizador al uso, o como suelen ser el perfil de estos jugadores, desde la sombra es uno de esos futbolistas que tienen mucho peso en la buena imagen del equipo londinense actualmente. Con ciertos problemas en el tobillo, ha tenido rachas de intermitencia en la temporada actual, y cuando no ha estado su equipo le ha echado de menos. Cuando no está, no solamente hay un cambio de roles en algunos de sus compañeros, sino que el Tottenham pierde al futbolista que tiene la función de enlazar con el ataque desde el medio.

“Sin ser un centrocampista organizador al uso, desde la sombra es uno de los futbolistas que tienen un gran peso dentro del Tottenham actual”

Por forma de jugar, Dembélé parece más un jugador de tres cuartos de campo que otra cosa. Sus características así parece que lo definen, pero lejos de eso su comprensión del juego le lleva a que jugando más atrasado saque partido a sus cualidades. Y es que posiblemente su estilo de juego, algo distinto hablando de un mediocentro, es el gran punto a favor para que su equipo y sus compañeros se favorezcan de todo lo que puede ofrecer. El belga siempre fue un futbolista intermitente, desde su llegada al Tottenham nunca llegó a demostrar la constancia que está mostrando desde que Pochettino estuviera al cargo. Seguramente el técnico argentino tenga mucha de la culpa en la regularidad que ha ido ganando el centrocampista. Dentro de su reposicionamiento, aunque no era nada nuevo para él, su entrenador le fue pidiendo cada vez más cosas. Por presencia física es un jugador que puede defender bien sin llegar a ser un mediocentro de contención, y técnicamente su capacidad para mantener el balón o desplazarlo le ponen en un buen lugar. La mezcla de ambas cosas le han llevado a ser prácticamente la pieza que enlaza con el ataque desde la defensa.

www.talksport.com

Dembélé no es uno de esos jugadores que suele coger el balón entre centrales, sobre todo teniendo en cuenta que los defensas del Tottenham no tienen mal desplazamiento de balón. Es un apoyo a partir de la línea de centro del campo, en primer lugar para la línea defensiva de su equipo y en segundo lugar a un mediocentro que le acompañe y sea menos dotado con el balón en los pies. A partir de ahí, su trabajo se hace notar. El belga abre un abanico de posibilidades cuando tiene la pelota. En primer lugar su rango de pase es amplio, ya que tiene visión de juego. Y aunque los desplazamientos en largo no son los más característicos dentro de su estilo, si tiene que hacerlos los lleva a cabo. Por abajo es donde demuestra todo su potencial. Es capaz de conducir el balón hacia arriba dejando a rivales atrás, a la vez que su movilidad le permite ser un compañero más a tener en cuenta cerca del área. Seguramente en esas conducciones y combinaciones en corto es donde más se refleja su fútbol. Por eso no es un mediocentro que suela quedarse un poco atrasado, sino que una vez inicia los ataques le gusta ser uno más dentro del campo rival, ofreciendo bastante movilidad y cayendo prácticamente a cualquier zona.

“Las conducciones de Dembélé y las combinaciones en corto son posiblemente las dos cosas que hacen del belga un mediocentro distinto”

Cuando él no está, su equipo se resiente. Y es que, a su manera, organiza las jugadas ofensivas de sus compañeros. A su vez, su tarea en el centro del campo también repercute en los demás, pues libera en cierta manera a los atacantes del equipo. Sin estar en la primera línea, es uno de esos jugadores que con el paso de las temporadas se ha hecho notar, y aunque no siempre es de los que más se suelen destacar, ofrece seguridad en sus tareas. Lo que le diferencia de otros le hace mejor para su equipo. Ha sabido pulirse y adaptarse, comprendiendo las exigencias de la posición que cubre hoy en día. Sin que le alumbren los focos, es uno de los pilares del Tottenham actual.

Sígueme en Twitter.