Desde que fue campeón del Mundo U17 en el ya lejano 2005 en Perú, sabíamos que Héctor Moreno tenía madera de zaguero top. La confirmación llegó cuando se afianzó en los Pumas y en diciembre de 2007 el AZ Alkmaar de Louis van Gaal llamó a su puerta. Héctor no había cumplido la veintena de años cuando emigró al viejo continente.

Su carrera en Europa ha sido luz, aunque los primeros seis meses del curso actual ha sido sombra. Tras ser campeón de Eredivisie con el AZ en 2009 y adquirir la experiencia necesaria para completar su proceso de maduración, Moreno dio el salto a LaLiga en 2011 con el Espanyol de Barcelona, en ese entonces dirigido por Mauricio Pochettino. Este paso implicaba un reto mayor debido a que llegaba a la mejor liga del mundo, sin embargo, rápidamente se adaptó y cumplió las expectativas con el equipo periquito.

www.vavel.com

Terminada su etapa en Barcelona, Héctor regresó a la Eredivisie, pero ahora en un escenario completamente distinto al que vivió cuando arribó a Alkmaar. Si cuando llegó al AZ era un joven desconocido, en el PSV fue un fichaje estelar. El oriundo de Culiacán brilló, fue campeón y pilar del proyecto comandado por Phillip Cocu pero, quizá para su nivel, lo mejor no fue regresar a una liga que se caracteriza en tiempos recientes por la poca competitividad. Cambiar España por Holanda fue sinónimo de cambiar exigencia por títulos.

“Moreno tiene 118 partidos disputados en LaLiga”

El verano pasado fue fichado por la Roma, con total aprobación de su nuevo Director Deportivo, Ramón Rodríguez Verdejo ‘Monchi’. El buen manejo de pelota del mexicano auguraba que sería importante en el proyecto del conjunto romano, sin embargo, nunca pudo hacerse de un hueco en la oncena titular. Federico Fazio y Kostas Manolas son inamovibles y la primera opción de cambio en la zaga es el brasileño Juan Jesús. Tras un amargo paso por la Serie A, LaLiga lo vuelve a recibir con los brazos abiertos.

“Moreno a penas disputó 227 minutos en Serie A con la Roma”

¿Afecta la salida de Ínigo Martinez a la Real Sociedad?

Hoy menos que ayer. La llegada de Héctor ha calmado mucho el ambiente y creo que con razón, porque estando a pocas horas de cerrar el mercado y poder fichar a un perfil tan acertado como Moreno es una gran noticia. En cuanto a Íñigo Martínez, siempre me ha gustado definirle como un “capitán sin brazalete”, eso da una idea del carácter que imprimía al equipo y a la vez lo duro que es asumir que se haya mudado al rival de enfrente. Verle de rojiblanco es una imagen escalofriante, inimaginable hasta que le veamos por primera vez en pantalla.

Íñigo era de los jugadores que más “transmitían” los valores que el seguidor realista quiere ver en su equipo. Es verdad que deportivamente no estaba pasando por su mejor momento; llevaba un año irregular (mala toma de decisiones, precipitado mucha de sus acciones) también afectado por la salud del equipo, que como colectivo estaba (y está) funcionando muy mal. En cualquier caso, esté bien o mal, era la referencia en defensa. Amén de que en los últimos partidos estaba jugando en el lateral izquierdo porque Kevin Rodrigues y Alberto De la Bella no están física ni deportivamente bien. En definitiva, era un tipo con el que podías contar.

www.marca.com

¿Qué esperan de Héctor Moreno en San Sebastián?

Positividad y entereza. Dos componentes que la Real necesita como el comer dada su situación en la tabla y el estado de su juego. Moreno recoge el testigo de Carlos Vela y Reyes, dos mexicanos que casaron bien con el espíritu del equipo y de la ciudad. En el plano futbolístico, creo que Moreno rellena el vacío que deja Íñigo en términos de salida de balón (aspecto vital teniendo en cuenta la propuesta de la Real actual), buen juego aéreo y cuenta con el plus de ser un veterano capitán. Además conoce La Liga, y más importante, le recordamos por sus buenas actuaciones con el Espanyol. San Sebastián confía en que rinda desde el primer día.

  • Agradezco a Xabi Esnaola, periodista y amigo de esta su casa, por colaborar en este texto