En la pasada final de la Europa League, el Manchester United venció por la mínima a un equipo colmado de juventud que defendían los blanquirrojos colores del equipo más laureado de los Países Bajos. Un club, el Ajax de Ámsterdam, que casi siempre se ha caracterizado por cuidar y sacar talento de la cantera. En el once titular de aquella final, hasta cuatro jugadores provenían de las categorías inferiores (De Ligt, Veltman, Riedewald y Klaassen). A Dolberg no se le incluye porque llegó al filial holandés en 2015 procedente del Silkeborg IF. En la segunda parte, ingresaron van de Beek y Frenkie de Jong, pero a este último tampoco se le puede incluir al haber completado su etapa de formación en el Willem II. En el equipo más joven en disputar una final europea, cinco de los catorce elegidos por Peter Bosz tenían sus raíces en academia De Toekomst [El Futuro].

El Ajax lleva gastados 64,8 millones de € en jugadores sub-23 desde 2016

Sin embargo, desde esa temporada que terminó con la final disputada en Solna, algo ha mutado en la escuadra holandesa. El Ajax ha cambiado el modelo de gestión. Si en el pasado los fichajes que realizaban servían para completar la plantilla, más con jugadores experimentados o veteranos, en la actualidad cada vez se importa más talento joven de fuera. Tanto holandés como extranjero. Desde verano de 2016, el equipo que ahora dirige Erik ten Hag ha realizado diecisiete incorporaciones, once teniendo como máximo 23 años en el momento de su fichaje. Este detalle ha disparado el gasto en un club más acostumbrado a vender. El 90% de los 71,8 millones de euros invertidos fueron a parar a estos fichajes (64,8).

Gasto fichajes Ajax 2016-2018 | Datos: Transfermarkt
| Infografía: Rafa Medel

Dicho de otro modo, el Ajax ha desembolsado más desde 2016 que en el período comprendido entre 2009 y 2015 (67,2M€). Más allá de que el precio de la transferencias de futbolistas se ha disparado en los últimos tiempos de forma más notoria, el origen del cambio podría suponer la consecuencia de haber cambiado la forma de trabajar la cantera. A finales de 2015, el Ajax rompió con la Cruyff Football y su Plan Cruyff, significando la salida de la organización del mítico jugador holandés y de Ruben Jongkind. Este último “era el responsable de implementar el Plan Cruyff” siendo el Director de Desarrollo de Talentos. Figuras como Eriksen, Alderweireld, o Blind han pasado por sus entrenamientos. En palabras de Jongkind esa hoja de ruta es “una reforma de la academia basada en el principio de la educacion individual del futbolista total”.

Este método de trabajo se centraba en el trabajo individual del jugador. Técnica, táctica y mentalmente, enfocado a que el jugador desarrollase su máximo potencial para luego adaptarlo al juego de posición típico de la escuela holandesa. En los años en los que estuvo en vigor el acuerdo con la Cruyff Football el Ajax amplió tanto el presupuesto destinado al fútbol formativo como la nómina de unos entrenadores que previamente se habían formado en el Instituto Cruyff. Una escuela que parte de cuatro premisas: juego atractivo, potenciar la cantera, crear una política de transferencias sostenibles para llegar a obtener una calidad y resultados óptimos. Una forma de enseñar a jugar que incluye innovaciones como las visitas a los entrenamientos de profesionales de otros deportes o un sistema de rotación cada seis semanas entre los entrenadores de la entidad.

“Desde que el Ajax ha dejado el Plan Cruyff, el trabajo individual ha disminuido y por lo tanto necesita más fichajes”, explica Jongkind. Es cierto que ninguna cantera puede controlar cuánto talento al año saca y que habrá generaciones mejores que otras. Tampoco es mejor o peor un modelo de negocio que otro, así como todas las estrategias y tácticas son válidas. No obstante, algo parece claro: el club ajacied ya no es tan especial. La pérdida de identidad parece inexorable.

*Datos de Transfermarkt