Aunque haya tenido sus momentos a lo largo del torneo Apertura 2017 tanto en la Liga MX como en la Copa MX, la trayectoria del experimentado mediapunta japonés Keisuke Honda en el fútbol mexicano ha tenido un antes y un después en el Mundial de Clubes disputado en los Emiratos Árabes Unidos en el último mes de diciembre. Además de llegar tarde al inicio de campaña del Pachuca, el antiguo jugador del AC Milan ha tardado tiempo en ponerse a punto físico, eso sin considerar la adaptación a un nuevo fútbol, país y cultura – sin ir más lejos, el tema de la altitud parece un factor importante –. Pero, seguramente agradeciendo el fracaso de los Tuzos a la hora de clasificarse a la última Liguilla, el internacional nipón ha ganado semanas para entrar en la dinámica, cosa que ha sido vista por primera vez en la competición de la FIFA.

“Nadie está amenazando más en la frontal del área rival que Keisuke Honda en este inicio de 2018 en México”

Aunque sin el interior Erick Gutiérrez el funcionamiento del equipo entrenado por el joven uruguayo Diego Alonso sigue bastante por debajo de las expectativas, Honda terminó bien el partido de debut contra el Wydad Casablanca y fue el principal responsable de la competitividad demostrada por el Pachuca en la semifinal contra el Grêmio, dos partidos que posibilitaran que el japonés cogiese la confianza y el ritmo necesario para completar un inicio dominante en el Clausura 2018. Porque, después de tres jornadas, Keisuke Honda lleva un gol marcado y tres asistencias, siendo que el dato más brutal del nipón está en la cantidad de pases suyos que terminaron en remates en estos partidos: la friolera de 15. Al final, lo que todo esto deja claro es que la pierna izquierda del jugador asiático está marcando las diferencias que se podían esperar en la Liga MX.

“Sin Erick Gutiérrez, el japonés está interviniendo arriba y abajo en los ataques del Pachuca, con sus prestaciones siendo brutales en ambos sentidos”

El tema es que Honda está yendo más allá. Entre la marcha del mediapunta Rodolfo Pizarro y los repetidos problemas físicos de Erick Gutiérrez, los Tuzos siguen bajando sus prestaciones desde el título en el torneo Clausura 2016. Sin la referencia y movilidad entre líneas que representa el ahora jugador de Chivas y en estos momentos también con la ausencia de su gran elaborador ofensivo y uno de los mayores talentos de México como es el caso del joven centrocampista, el sistema de Alonso se ha deteriorado muchísimo. Por más pesimista que se pueda parecer, ahora mismo el Pachuca es casi la nada con la posesión del balón. Quien está impidiendo el completo desastre en este sentido es justamente Keisuke, que viene intentando juntar pases/compañeros y ofrecer soluciones asociativas para su equipo de manera incesante en muchas alturas.

“Erick rompiendo líneas rivales con sus pases desde la base de la jugada con Honda esperando en la frontal del área es una arma ganadora”

En los últimos dos partidos después de que Gutiérrez volviera a lesionarse en la primera jornada del torneo, el japonés ha sido el jugador de Pachuca con más pases acertados en la visita al América y el segundo que más en la victoria sobre Lobos, todo esto partiendo de una posición muy cercana a la mediapunta. En la ausencia de Erick, es Keisuke Honda quien está intentando hacer que los Tuzos avancen con el balón para lograr establecer sus ataques en campo rival, cosa que favorece muchísimo su posterior trabajo defensivo que está muy relacionado con la presión adelantada. En definitiva, ya se puede decir que Keisuke está ofreciendo lo que se espera de un jugador con su jerarquía después de la llegada a la Liga MX. El tema ahora es juntarle con Guty. Seguramente estemos hablando del escalonamiento más potente en los centros del campo en México.

Sígueme en Twitter.