Monterrey dejó en evidencia, una vez más, que ha perdido el ‘punch’. Los pupilos de Antonio Mohamed no fueron capaces de anotar ante Tijuana en un partido en el que hicieron muchas cosas bien. Mohamed dio continuidad al equipo y mantuvo como mediapunta a Ponchito González, que volvió a dar un gran partido. Cocca alineó al uruguayo Rivero en el frente de ataque junto a Lucero, otorgando la enésima oportunidad a Iturbe en el sector derecho.

Desde muy pronto, Rayados empezó a dominar, como se esperaba a priori. Las ocasiones comenzaron a llegar pero Lajud se hizo presente. El primer tiempo fue un monólogo en el que Tijuana, al igual que en el Estadio Azul, se mostró como un equipo dócil y con poca iniciativa para crear peligro en posicional. Rayados acusó un mal que la temporada pasada no existió en lo absoluto: la falta de gol. El conjunto local se fue al descanso con siete disparos y la sensación de que el gran invitado no tardaría en llegar.

Diego Cocca sabía que un punto era un tesoro importante tomando en cuenta el guión, y por ello ajustó metiendo a Omar Mendoza por Orozco, pese a que estaba siendo uno de los mejores en el partido. Mohamed sacó la baza de Urretaviscaya para agitar y retiró a Jonathan González para retrasar a Ponchito. El uruguayo intervino bastante en el juego y la recta final del partido deparó sorpresas que podrían catapultarlo al once inicial.

Avilés Hurtado, desequilibrante como siempre, pisó área y fue derribado en el minuto 75. Ajeno a los errores del pasado, tomó la determinación de lanzar el penalti, pero una vez más, fue incapaz de marcar y disparó con desgana, a un lado de la portería. Hurtado no jugó mal, pero el fallo desde los once pasos, que ya es recurrente para el colombiano, colmó la paciencia de la afición que le silbó cada vez que tocó el balón en la recta final. Tijuana exhibió mucha dureza para cortar el ritmo e intentar proteger el resultado y se fueron con seis tarjetas de amonestación, pero con el objetivo cumplido.

Finalmente, Rayados fue incapaz de batir a Gibrán Lajud, que cada vez es mejor portero y ha dejado atrás el terrible Apertura 2017. Monterrey cortó una racha de doce partidos consecutivos anotando en Liga MX y dejó escapar una victoria que por momentos parecía amarrada. El cuadro de Mohamed sigue siendo sólido, pero empieza a inquietar su falta de gol y capacidad de pegada. A falta del cierre de la jornada, Monterrey es 5° y Tijuana 6°, ambos con cinco unidades después de tres jornadas en este Clausura 2018.