A sus 18 años, Jonathan González ha marcado diferencias en su primer torneo en la Liga MX. En el sistema diseñado por el entrenador argentino Antonio Mohamed, el joven nacido en Estados Unidos ha sido una de las claves de la apisonadora que ha sido el Monterrey antes de caer en la final del Apertura 2017 contra Tigres. Pero ¿qué es Jonathan a estas alturas de su carrera? Puede sonar raro considerando lo dicho, pero Jonathan González ahora mismo es un jugador extremamente verde, nada anormal viendo su edad. Aunque ya pueda dominar un partido de un campeonato tan exigente como el de México, su fútbol todavía necesita muchísima evolución para que lo que el mediocentro ahora demuestra no acabe quedándose corto como ha sucedido, para poner un nombre, en el caso de Jorge Burrito Hernández.

“En un sistema que le obliga a hacer pocas cosas, Jonathan González está marcando diferencias en la Liga MX a sus 18 años”

De la misma manera que sucede con el jugador del Pachuca, de momento el juego de la joya de Rayados está completamente relacionado con la presión en campo contrario. González tiene muchísima velocidad, agilidad, agresividad e intuición para apretar rivales en la mitad contraria del terreno, en especial cuando estos reciben de espaldas. Aunque no sea un especialista recuperando balones, a través de esto el joven cierra vías de salida en corto para el adversario, forzando equivocaciones, pelotazos y recuperaciones por parte de algún compañero. También es necesario decir que la actual versión del Monterrey está diseñada para que él brille, tanto que en ningún momento desde el debut su titularidad ha sido contestada a pesar de la presencia de un de los mejores contenciones en México como Jesús Molina en la plantilla.

“Es difícil imaginar que sea posible crear un sistema más beneficioso para el actual Jonathan que el diseñado por Antonio Turco Mohamed”

Además de propiciar que González achique la cancha yéndose adelante en fase defensiva, cosa que Molina no tiene físico para hacer (Jesús es mucho más pesado y posicional), el Turco Mohamed ha creado un equipo que busca salir jugando casi siempre en largo para el delantero argentino Rogelio Funes Mori. Esto, en clave Jonathan, tiene dos consecuencias muy positivas: reduce a cero su necesidad de participar de la construcción de los ataques, ocultando su falta de creatividad con el balón en los pies (ahora mismo, el joven es, en el mejor de los casos, un continuador) al mismo tiempo en que exige que Jonathan recupere segundas jugadas, la otra faceta en que el nacido en Santa Rosa marca diferencias en estos momentos. Resumiendo, hay mucho mérito por su nivel individual, pero está jugando en el sistema perfecto para él.

www.si.com

“Debido a su ímpetu, es muy frecuente ver a González perder su posición mientras ofrece espacios para el rival en defesa posicional”

En este punto, es necesario volver a poner en la ecuación el nombre del Burrito Hernández. Haciendo lo que ya hace actualmente, Jonathan tiene lo suficiente para consolidar carrera en primera división como en el caso de Jorge. Por otro lado, si González quiere entrar en la pelea por un salto a Europa o un lugar en la selección nacional de México, es necesario más. Hablando de sus defectos (siempre considerando que se trata de un chaval de 18 años), todo su juego sin balón está relacionado con saltar a presiones, algo que frecuentemente lo deja mal ubicado en situaciones de defensa en campo proprio, cosa que también es el gran problema del jugador de los Tuzos. Jonathan necesita entender que, al momento de proteger los espacios en su mitad, no todo puede hacerse a la misma velocidad que él hace en terreno contrario.

“El Mundial de Rusia ciertamente llega pronto para el joven de 18 años, más considerando el sistema utilizado por México”

En clave Juan Carlos Osorio, la tendencia del joven cuadra bien con la idea general, pero hay que decir que los comandados del colombiano han sufrido muchísimo en la pasada Copa Confederaciones justamente por saltar siempre a la presión sin ningún tipo de contemporización. En este escenario, si México pierde mal el balón en fase ofensiva, Jonathan contribuiría para el caos. Además, hay que considerar su juego con el esférico en los pies. Como dicho, los Rayados no exigen nada de González en este sentido, pero en la selección las cosas cambian por completo, algo que obligaría el joven a, como mínimo, demostrar capacidad de ofrecer continuidad en cada uno de sus contactos – con centrales creativos como Néstor Araujo y Héctor Moreno, además de un interior como Andrés Guardado, no sería necesario mucho más que esto –.

“Para Juan Carlos Osorio, Jonathan González tiene las características de un interior antes que las de un mediocentro”

Sígueme en Twitter.