El Inter ligó su cuarto partido sin victoria de manera consecutiva al empatar sin anotaciones ante la Lazio. El equipo de Simeone Inzaghi gozó de las mejores ocasiones pero una vez más fue Samir Handanovic quien le permitió sumar un punto a su equipo.

Los visitantes formaron en con 3-5-1-1 cuyo objetivo era saturar de elementos el carril central. Con una presión media, ahogaron cada intento de progresión interior por parte de los neroazurri. Lucas Leiva vigilaba con suma atención los movimientos en la mediapunta de Borja Valero, obligando al doble pivote conformado por Vecino y Gagliardini a asumir un peso creativo con la pelota al que no están preparados. Con Candreva apagado y Perisic aislado, los laziales lograban interceptar balones en la fase de construcción del Inter que se convertían en oportunidades para que el trío conformado por Milinkovic Savic, Luis Alberto y Ciro Immobile pudieran correr. Aunque la Lazio generó menos ocasiones de las que el escenario dictaminaba debido a las imprecisiones de su tridente, la sensación es que con un poco más de chispa podían hacer aparecer con mayor constancia a Handanovic.

“Lucas Leiva vigilaba con suma atención los movimientos en la mediapunta de Borja Valero, obligando al doble pivote conformado por Vecino y Gagliardini a asumir un peso creativo con la pelota al que no están preparados”

Inzaghi primero lo intentó con Lukaku en el lugar de Lulic, pero fue la entrada de Felipe Anderson por un desatinado  Luis Alberto el cambio que pudo darles la victoria a los visitantes. El brasileño, quien poco a poco va sumando minutos después de una larga lesión, se mostró rápido y venenoso. Con el Inter cada vez más abierto y cometiendo más pérdidas en los primeros pases, la habilidad y agilidad de Anderson erigieron como figura a Handanovic. Felipe se movía por todo el eje del ataque y con Immobile atrayendo atenciones, sus conducciones martirizaron a los centrales interistas que tenían que enfrentarlo a campo abierto. A pesar de no conseguir abrir el marcador, la versión mostrada por Felipe Anderson es la mejor noticia que pudo recibir Simone Inzaghi de cara a asaltar los puestos por entrar a la próxima Champions League.

“A pesar de no conseguir abrir el marcador, la versión mostrada por Felipe Anderson es la mejor noticia que pudo recibir Simone Inzaghi”

Spalletti intentó sacar provecho de un partido que cada vez se rompía más ingresando a Joao Mario en la banda derecha. El portugués crece cuando el contexto demanda transitar con velocidad, pero el bajo estado de forma que atraviesa el Campeón de Europa con su selección, impidió que tuviera peso en el choque. El que sí se mostró en otra dimensión fue Ivan Perisic, cuyo partido había estado lejos del nivel enseñado durante gran parte de la temporada; pero en los minutos finales, su autosuficiencia desde la banda izquierda fue capaz de crear peligro y habilitar a un desaparecido Icardi.

El Inter, que también suma un gol en los últimos seis partidos en todas las competiciones, está sumergido en un bache futbolístico alarmante. La espesura con la que administran cada posesión deja prácticamente como único recurso el centro lateral sin apenas ventajas para Mauro Icardi. Momento crítico el que atraviesa la escuadra de Luciano Spalletti.